La semilla mortal del socialismo

 

¿Por qué el socialismo está destinado a siempre fracasar? Porque los
devotos del socialismo se olvidan que los seres humanos no difieren
mucho de los animales en cuanto a sus impulsos innatos. Por eso
fracasan las reformas agrarias. Qué bueno sería que pudiéramos empezar
el juego desde cero, pero no se puede. El ser humano que no se
disciplina se deja influir por la ley del menor esfuerzo, y también
tiene la capacidad de ser tramposo, el más tramposo de los animales,
obsérvese a Alfonso Portillo. Algunos estúpidos no quieren aceptar que
los seres humanos puedan ser tan pura m…, obsérvese a Efraín Ríos
Montt, otra vez. Entre los tramposos y los ingenuos, o sea todos los
socialistas, vuelve a surgir el socialismo como forma de gobierno una
y otra vez. La mayoría de devotos del socialismo no son gente que
quiere ayudar al prójimo, son tramposos, y el resto son unos crédulos
que se dejan babosear, como sigue haciendo Portillo con Ríos Montt. Y
en Cuba, donde hubo reforma agraria y se supone que han empezado de
zero ¿ se les permite lucrar del turismo extranjero en condiciones de
igualdad? ¿Se les ha permitido a todos la misma oportunidad de ofrecer
sus servicios o productos al extranjero? Ahí hay una desigualdad
tremenda. El socialismo no puede funcionar porque todos queremos
hacerlo todo con el menor esfuerzo posible, pero no todos renunciamos
al engaño o a la fuerza para realizarlo. Que instituyan el juicio por
jurado en Cuba, cuando todavía hay cierta igualdad, aunque sea de
pobreza universal, y a ver qué pasa.

 

Karen Ness