La Huida hacia adelante de Iván

LA “HUIDA HACIA ADELANTE” DE IVÁN

 

Armando de la Torre

 

            Como Nabucodonosor en su tiempo, también Iván en estos nuestros sabe leer los signos misteriosos en la pared.

            Pero a diferencia de aquel, huye despavorido hacia adelante, no hacia atrás, y así arremete contra Álvaro Colom y su Gabinete de Gobierno (aunque Sandra excluida), precisamente por saber leer los signos ominosos en una pared.  

¿Qué leyó, pues?        

Su cada vez más cercana caída junto a su babilónica CICIG.  

Porque tales misteriosos signos le recuerdan que Barack Obama y Hilary Clinton ya no gobiernan en Washington sino Donald Trump. Y que su diabólico paracaídas, el escurridizo Todd Robinson, suda y gimotea en Caracas rebajado a mero Encargado de Negocios ante el neurótico y grosero antiyankee Nicolas Maduro. Que su otro paracaídas de relevo, Thomas Shannon, ha sido retirado del Departamento de Estado. Y que Jimmy Morales acaba de regresar feliz y triunfante después de haber sido excepcionalmente bien acogido y agasajado en público en Washington D.C. por nadie menos que el mismísimo Trump a cuenta de su  gesto de trasladar la Embajada guatemalteca de Tel-Aviv a Jerusalén. Que el escepticismo europeo sobre la CICIG empieza a filtrarse hasta el gobierno de Angela Merkel, y en la misma proporción sus fondos en dinero sonante y constante se tambalean.

¿Y qué? Pues que los cimientos para su insolente prepotencia que lo lleva a inmiscuirse una y otra vez en los asuntos internos de Guatemala que en absoluto le competen, no se hundido hallado aquí sino muy lejos de estas costas, por ejemplo, en Washington D.C., o en Nueva York, o en Bruselas.

Y también de este lado de la ecuación en un grupúsculo de políticos en puestos claves de la USAC o del sector justicia como Edgar Gutiérrez, Gloria Porras o, en agrupaciones políticas desprestigiadas, tal el caso de Mario Taracena. Amén de esos lobos feroces vestidos con piel de oveja cual Daniel Pascual, del CUC, o Francisco Sandoval, de CODECA, y asímismo hasta de algunos ingenuos columnistas de opinión.  

La “huida hacia adelante” (“Flucht nach Vorne” en su idioma original) a la que me refiero ha derivado en una redada indigna contra Álvaro Colom para despejar ahora el camino hacia su blanco ulterior más urgente: Álvaro Arzú, y de esa manera protegerse por anticipado mediáticamente de la sospecha de seguir una agenda política exclusivamente de izquierda.

Para entender algo más a fondo la profunda crisis de Guatemala cuya expresión más dramática lo ha sido esa intermitente y atolondrada intervención neo-colonialista a la que tanto he aludido, y cuyas secuelas negativas lamentaremos por décadas, vale la pena reflexionar sobre otro fenómeno también identificable hoy entre algunos guatemaltecos: un complejo de inferioridad que me resulta obvio, y del todo injustificado, frente a todo lo extranjero.   

            Es un rasgo con frecuencia asociado con el hombre así calificado por Ortega y Gasset, de “masa”. Este último concepto a su turno precisa de una mayor clarificación:

            Hombre-masa quiso llamar Ortega a todo aquel sin la suficiente confianza en sí mismo para atreverse a diferir de los demás, en especial si son muy numerosos y más fuertes.

            Puede extenderse a cualquier hombre inteligente de cualquiera raza o nación, eso sí, incluidos hasta algunos muy bien instruido o portadores de un linaje ilustre. Pero, al final, siempre demasiado acomodaticios y poco dados argüir por su cuenta, ni aventurarse por un emprendimiento inusitado o riesgoso, que son, a su vez, las condiciones previas para la emergencia de caudillos despóticos y sin escrúpulos.

              También hasta de aquellos que pudieran ser considerado decentes, puesto que se comportan de acuerdo a los cánones sociales vigentes en la sociedad de la que forman parte. Así, por ejemplo, aconteció en los últimos cien años con tantos y reiterados liderazgos atroces.

En otras palabras, hombres-masa que, “como Vicente, siempre concluyen por sumarse a donde va la gente”.     

            Su opuesto son los hombres y mujeres, “selectos”, es decir, aquellos que primero deciden según su mejor y más leal entender, y se arriesgan a emprender hasta lo más desconcertante para otros. La confianza en sí mismos es su coraza más efectiva. Por supuesto, lo que implica no menos la virtud de la prudencia y la de saber oír consejos. Sin embargo, la responsabilidad por sus actos libres siempre la asume por entero, le hayan merecido aplausos o condenas. A tal independencia tozuda también se le conoce como “carácter”.

            El “carácter”, a su turno, es la esencia de aquello que popularmente llamábamos “hombría”. Y son ellos los grandes rompedores de moldes tras los cuales nos agolpamos los demás entusiasmados.

Guatemala, como cualquier otro conglomerado humano, siempre ha contado y contará con tales ejemplos señeros. Aunque el reconocimiento, con demasiada frecuencia, les haya llegado, y les continuará llegando demasiado tarde.   

Entre estos últimos aquí y ahora cuento a esos que sufren prisión por meses, y hasta por años, sin haber sido hallados culpables tras un debido proceso judicial y en violación de todas las normas constitucionales y ordinarias de justicia en todo el planeta.

Esa presencia de la CICIG he concluido por atribuirla a la ausencia de hombría en algunos actores políticamente poderosos que lo hubieran podido impedir desde su inicio de cuajo.  

En otras palabras, cuestión de principios, amigos.

De lo contrario, no olvides que siempre “mal paga el diablo a quienes bien le han servido”.

(Continuará)

Si usted todavía cree que la CICIG nos hace bien…

SI USTED TODAVÍA CREE QUE LA CICIG NOS HACE BIEN…

 

Armando de la Torre

 

            Moisés Galindo es un abogado que se especializa en la defensa de militares injustamente hostigados y encarcelados y en total violación de todo debido proceso penal posible.

            Tan solo tal rasgo de su especialización laboral lo hace blanco favorito para la furia ideológica del exterminador colombiano que nos vino a paralizar a muchos –no ciertamente a mí– incluidos además esos posibles inversionistas que tan urgente y desesperadamente necesitamos aquí para la creación de empleos.

Iván Velázquez, cuya mente enfermiza lo tiene transportado hipnóticamente y fuera de toda realidad a la Venezuela de Nicolas Maduro, también ha arrastrado consigo una vez más a su consorte política local, la por él previamente chantajeada Thelma Aldana.        

            Galindo ahora guarda prisión en silencio junto a otras más de doscientas víctimas de esa vesania obsesiva de Iván. Y todo, una vez más, en repetida violación de la presunción constitucional de inocencia de sus víctimas, como el tan llorado Flavio Montenegro, es decir, sin que todavía hubiese sido comprobada la culpabilidad de cada una de ellas por juez competente.

O sea, según ese extranjero, los constituyente chapines de 1985 se equivocaron de plano: ahora en Guatemala, a priori, todos hemos de ser tenidos por culpables mientras no probemos ser inocentes.  

            Para mí, aberración única en el mundo de hoy, y que nos lleva de regreso a la barbarie de muchos siglos atrás. Inclusive la aquiescencia de las autoridades judiciales guatemaltecas me recuerda las repugnantes acciones de sumisión de Herodes para con sus amos imperiales romanos a costa de su propio pueblo o, peor aún, en días menos remotos a los nuestros, la del noruego Vidkum Quisling, hacia quien simultáneamente le pisoteaba su patria otrora independiente, un tal Adolfo Hitler…

            Iván continúa acumulando pólvora para la explosión que lo expulsará de esta sufrida tierra y, muy de lamentar, junto con él a muchos más, por haberse comportado estúpidamente estos últimos como ciegos que guiaron a otros ciegos.

            Permítanseme otras acotaciones:

A Moisés Galindo no le han podido arrebatar su libertad personal pues se mantiene enteramente firme en sus convicciones. Tan solo lo han despojado por el momento de disponer de sus bienes y de moverse a voluntad. Pues cuatro paredes solo le son límites a su movilidad física, pero no a la digna aserción de los principios morales y jurídicos de su espíritu. Es más, él tiene por un honor el ser visto por Iván como pieza clave en la defensa de tantos otros que sufren injustamente prisión y, mucho más, por su férrea determinación con muchos otros de nosotros a liberar a Guatemala de este oprobioso ensayo neo-colonialista que se llama CICIG.

Encima, se mantiene firme en su caso acerca del respeto incondicional al secreto profesional que ha de regir siempre y sin excepciones entre abogado y cliente, y que le fue violado perversamente por la CICIG en un momento muy sensible: cuando la que había sido pareja sentimental de Byron Lima se presentó a su despacho para pedirle asesoría profesional en un caso de una propiedad discutida de un automóvil. Lo que no sabía él era que la tal posible cliente llevaba consigo una pulsera en la cual la CICIG había insertado ilegalmente una grabadora. Práctica usual del comisionado Iván que arrastra desde su nativa Colombia y sobre la cual nos había prevenido públicamente su connacional, el ex Presidente Álvaro Uribe.

Precisamente por algo similar, a otro Fiscal igual de venenoso, al español Baltasar Garzón, le fue impuesta por la Audiencia Nacional en Madrid una suspensión por once largos años de la práctica de la abogacía. Pero en la Guatemala de Gloria Porras, en cambio, eso le gana a Iván un apoyo incondicional por parte de la inepta y corrupta Corte de Constitucionalidad y de la no menos ídem Corte Suprema de Justicia, habituadas ambas como lo están a no cumplir ni siquiera con los plazos de ley, pésimos ejemplos para toda la judicatura del país. Pero, ¿no fue precisamente para curar tales prácticas infames que se ha  fabricado ese engendro único en el mundo llamado CICIG?

Al margen de esta nueva violación descarada del Derecho, la conversación de esa señora con Moisés Galindo se ciñó al tema de ese automóvil cuya propiedad había sido legítimamente trasladada al capitán Byron Lima en pago de una deuda personal de un tercero.

Esa escucha ilegal de conversaciones privadas, sobre todo entre abogado y cliente, ha sido vicio de siempre de esbirros despreciables. Y hasta hemos oído repetidas veces a Iván aludir en público a sus “escuchas” secretas, lo que se complementa con otro hábito suyo no menos ignominioso: la fabricación de pruebas. Y, aunado a todo esto, también la compra de testigos falsos por medio de promesas de reducción de penas. Tácticas, sea dicho de paso, que de igual manera empleó el Fiscal Yves Bertossa, en el Cantón de Ginebra, contra Erwin Sperisen, y que sumada a otras igual de perversas, le valió por la Corte Federal de Justicia la anulación del entero proceso seguido allá pero urdido aquí.

Entre nosotros, en cambio, parece aceptable o al menos de escasa importancia, a los ojos de nuestros magistrados de la Corte de Constitucionalidad y de la Corte Suprema.

¿Y acaso, precisamente por tanta ineptitud y corrupción evidenciadas tan repetidamente entre las máximas autoridades del “sector justicia” de Guatemala -como se transparentó asímismo en el caso aún no resuelto de otro hombre digno, Max Quirin-, que se pretextó la creación de la CICIG?…

(Continuará)

La Tiranía de los Jueces

 

 

Armando de la Torre

 

El martes 9 de enero publicó Phillip Chicola una aguda reflexión, como acostumbra, sobre el momento actual de la justicia en Guatemala, bajo el título: “El árbitro de última instancia dentro del sistema político”.  

Con respecto a esa observación querría recordar primeramente a mis lectores aquel concepto sui generis de los “Ilustrados” franceses del siglo XVIII sobre la “tiranía de los jueces”, contra la que reiteradamente reclamaron antes de la Revolución, y encabezados por Voltaire, que creyeron haber resuelto de una vez por todas con la Constitución de 1789 por ellos mismos redactada.

Por su parte, según parece sugerir Chicola, en Guatemala la tradición caudillista de otros tiempos derivó hacia una identificación del papel del ejército como último árbitro vigilante del poder político constituido. Y para ilustrarlo, se vale de un término recientemente acuñado para el léxico de la reflexión filosófica en torno a la política y los políticos por Samuel Huntington: el del “Pretorianismo”.  

Lo que a su turno se reduce a una alusión a la historia de la progresiva decadencia de la República romana, así como más tarde hubo de suceder lo mismo, y más cruentamente, con el Imperio, y siempre por la misma razón: la ascendencia en el poder público de un puñado de “pretores” o guardianes militarizados a cargo de la protección de la persona del César de turno.    

De estar en lo correcto Chicola, y siempre dentro del marco guatemalteco, los militares, por lo menos desde la revolución liberal de 1871, han fungido aquí a esa manera “pretoriana” hasta hace muy poco, en cuanto árbitros últimos capaces de poner o quitar gobernantes a su antojo, con lo que concuerdo en parte aunque la halle una interpretación demasiado simplista para mi gusto.

Porque del ejército profesional de Guatemala, es decir, de aquel derivado de las reformas liberales de la Revolución e iniciado y moldeado desde 1873 por Justo Rufino Barrios, sólo se podría decir que empezó a “pretorianizarse” de veras desde el gobierno del General Orellana cuando puso fin al prometedor movimiento unionista de su tiempo, y muy en especial otra vez desde la elección del coronel Jacobo Árbenz Guzmán, aunque en lo sucesivo entre matices alternativos de mayor o menor profesionalismo y de injerencia en la cosa pública hasta desaparecer este fenómeno del todo a partir de la Constitución Política de 1985.   

Aunque al precio del consiguiente desgaste de cualquier institución (que no sea el Poder Legislativo) que se haya tornado progresivamente “partidista”, léanse, también la USAC, las confederaciones gremiales de todo tipo tanto las de los asalariados (sindicatos) como las de confederaciones patronales (CACIF), o aun la misma Iglesia.

Pero también, según se desprende de lo dicho por Chicola, ahora ese supuesto gobierno “pretoriano” en las sombras se ha desplazado ilícitamente hacia la Corte de Constitucionalidad, pero en cuanto idea que plenamente comparto como de algo verdaderamente insólito y hasta monstruoso.  

Por otra parte, el domingo 7 de enero también leí otro serio artículo de opinión de Cesar García que lo intituló: “El valor de la coherencia”, el cual creo poder utilizarlo como respuesta a otro no menos enjundioso, aunque algo burlón, de Ítalo Antoniotti, del 10 de enero, y que contradice en parte, probablemente sin saberlo, lo afirmado por Cesar García. O sea, precisamente, este último sin esa coherencia como principio moral absoluto a la que había aludido García.

Todo ello armonizado me permite entender un poco mejor lo trágico de esa “pretorianización” de la Corte de Constitucionalidad, verdaderamente eco deplorable de aquella tiranía consuetudinaria de los jueces de antaño.  

Un ejemplo: la Magistrada de esa Corte, la licenciada Gloria Porras, inconstitucionalmente se auto recetó un “bono revolucionario” en el mes de octubre del 2016 (y que después hizo extensivo a los otros cuatro Magistrados titulares así como a los cinco suplentes y al resto del personal con el obvio propósito de ganarse su apoyo) pero que fue denunciado por dos de sus colegas honorables en cuanto una violación a la Constitución vigente y un abuso injustificable en el manejo del presupuesto asignado a la Corte.

Tal actuación permaneció impune porque la Contraloría de Cuentas, a su turno, tampoco cumplió con su deber constitucional de hacer el reparo respectivo.

Más tarde, esa misma Magistrada se arrogó de nuevo inconstitucionalmente el poder de inmiscuirse en la conducción de la política exterior del país que la Constitución vigente reserva con exclusividad para el Poder Ejecutivo, cuando este último había decidido declarar, con todo derecho, “persona non grata” al abusivo Comisionado de la CICIG, Iván Velázquez.

De paso ya había mostrado doña Gloria su quasi-analfabetismo económico con su disparatada orden de cierre de la mina “San Rafael”, que dejó sin empleo y sin sustento a 17,000 familias campesinas. Un buen curso del contemporáneo “análisis económico del Derecho” le vendría profesionalmente como anillo al dedo…   

 Y así se ha revelado ella como una tuerca más de ese engranaje “tiránico” montado por Iván, con el respaldo de los extranjeros enemigos de Guatemala de siempre (y de algunos acólitos locales), como por ejemplo esa vociferante representante por el Partido Demócrata de California, Norma Torres.

Todo muy parecido a aquella muy corrupta persecución penal de Erwin Sperisen organizada desde aquí por Claudia Paz y Paz y Francisco Dall’Anese y ejecutada servilmente en el cantón de Ginebra por su “compañero de ruta” Yves Bertossa.

¿Acaso también ya se nos olvidó que la Secretaria General del Ministerio Público, Mayra Veliz, encabezó las manifestaciones de masas para impedir que se izara la bandera nacional nada menos que el día conmemorativo de la Independencia y en la Plaza llamada “de la Constitución” para mayor sarcasmo?

La “tiranía de los jueces” ha regresado a Guatemala, o sea, un retroceso judicial de más de dos siglos que ha acabado por “pretorianizar” la Corte de Constitucionalidad.

Gracias, Iván, por ese tu nefasto aporte a lo mismo. Algún día lo habrás de pagar, o en suelo guatemalteco o en el colombiano que te vio nacer.

Sea dicho de paso, ¿a qué vino entonces celebrar una vez más la Independencia el pasado 15 de septiembre?…  Por simple incoherencia, amigo César.   

(Continuará)  

SIN SENTIDO DE LA RESPONSABILIDAD ÉTICA

SIN SENTIDO DE LA RESPONSABILIDAD ÉTICA,

LA JUSTICIA SE TORNA IMPOSIBLE

 

Armando de la Torre

 

De los tres poderes soberanos del Estado guatemalteco el más enfermo, con mucho, ha sido en las últimas décadas el Poder Judicial.

Es de todos conocido que la justicia solo puede ser impartida de veras por hombres y mujeres doctos en el sistema legal vigente e investidos de un profundo sentimiento de obligación moral y de respetabilidad profesional también ampliamente reconocida por todos. Así entendido, Guatemala ha conocido en el tema Justicia tiempos mejores que el actual, es decir, de magistrados y jueces más capaces y honorables. Pero ahora, la esperanza de arribar algún día a un pleno Estado de Derecho se ha desvanecido casi del todo de nuestro horizonte jurídico colectivo.

¡Qué gran pena!

Lo atribuyo en primer lugar al nefasto positivismo jurídico que ha ofuscado crecientemente nuestra sensibilidad moral a la hora de hacer justicia. No somos los únicos enfermos de ello, pero sí de los más próximos a expirar.

Centenares de presos gimen hoy en prisión por meses y años sin respeto alguno al debido proceso judicial, y ante la indiferencia culposa de nuestros jueces, magistrados y fiscales.

Un retroceso alucinante a lo peor del pasado. Con la infamia añadida de que nos ha sido impuesto desde el extranjero que se ha aprovechado impunemente de nuestra apatía colectiva hacia las víctimas que nos deberían ser cercanas.

La fiscalía general de la Nación, a la que se le ha otorgado constitucionalmente el monopolio legal de la denuncia y de la persecución penal, se ha sumado cobardemente a una frenética cacería de brujas atribuible con exclusividad al ego hinchado de un presuntuoso y exaltado fiscal, obsequio de la ONU y de Barack Obama, llegado desde el extranjero cual Júpiter tonante, en realidad un pobre ignorante de la historia local y a cuyos dirigentes a golpes en la mesa y porrazos pretende subyugar. Presunción que me hace recordar aquel episodio en la vida del rey David, cuando se le presentó el profeta Natán y le expuso indignado:

Había dos hombres en una ciudad, el uno rico y el otro pobre. El rico tenía numerosas ovejas y vacas; pero el pobre no tenía más que una sola corderita, que él había comprado y criado, y que había crecido juntamente con sus hijos, comiendo de su bocado y bebiendo de su vaso, y durmiendo en su seno, y la tenía como a una hija. Y vino uno de visita al hombre rico, y éste no quiso tomar de sus ovejas y de sus vacas, para alagar al caminante que había venido a él, sino que tomó la oveja de aquel hombre pobre, y la preparó para aquel que había venido a visitarlo. Entonces se encendió el furor de David en gran manera contra aquel hombre, y dijo a Natán: ¡Vive el cielo que el que tal hizo es digno de muerte. Y que debe pagar la corderita con cuatro corderos, porque hizo semejante cosa y no tuvo misericordia! A lo que Natán respondió: Ese hombre eres tú.

Y a tí te digo, Iván, sin presumir en absoluto de ser profeta: Te comportas como aquel rico, pues ya lo eres, y habrás de pagar un día por tu soberbia y tu ligereza. Porque hacer justicia entre los hombres es lo más arduo y empinado de lo que cualquiera osara emprender. Y tú, Iván, con precipitación inaudita, te has creído poder llegar a una tierra que hasta ese momento te era del todo desconocida y creído capaz de juzgar y condenar a sus nativos, blindado como te ves por lo obtuso de los gobernantes locales y de los bribones despectivos de la ONU.         

Entre tanto las cárceles continúan siendo Universidades del crimen, para que todo tipo de delincuentes logren sus licenciaturas en la comisión de delitos horrendos y reiterados.

Mientras, al mismo tiempo, los “defensores de los derechos humanos” solo tienen sensibilidad para sus compinches a la izquierda del espectro ideológico.

Y los sindicatos del sector público exprimen al máximo los recursos tan escasos como endebles del Poder Judicial.    

Y para colmo, tanto los magistrados de la Corte Suprema de Justicia como los de la Corte de Constitucionalidad parecen aceptar, en temeroso silencio, que a las autoridades de la República legítimamente electas se les impida actuar en cuanto tales, y aun ni siquiera parecerlas.

Y así, ese extranjero de muy cuestionables antecedentes se ha atrevido a retar de tú a tú al Jefe del soberano Poder Ejecutivo y en suelo guatemalteco, mientras una Magistrada de escaso calibre dictamina a favor el extranjero no electo por guatemalteco alguno en contra del preferido por dos terceras partes de los votantes guatemaltecos.

Vivir para ver…

Se ha de ser muy corrupto para tolerar sumisos tanta corrupción.

(Continuará)

  

GIANCARLO IBARGUEN

GIANCARLO IBÁRGÜEN

Armando de la Torre

Un regalo de Dios a sus padres, y a los privilegiados que pudimos tratarlo en persona, también a Guatemala, y a la entera humanidad.

Como genio científico, amante sin concesiones de la verdad, y de una amplitud de mira renacentista, y de un despego de veras franciscano por los honores y distinciones meramente de este mundo, así has quedado para nosotros por el resto de nuestras vidas.

En cuanto joven Rector universitario, siempre recordaremos tu eficiente y clarificadora manera de conducir los asuntos de la Universidad Francisco Marroquín, y tu tolerancia hacia cualquier otro pensar que no fuera igual al tuyo, casi como si hubieras encerrado en tu corazón, así lo veo yo, ya desde el instante de tu nacimiento lo dones sobrenaturales de la visión profética y de la empatía universal.

En cuanto ciudadano, nos fuiste siempre el caballero “sin miedo y sin tacha”, y promotor excepcional del bien común de todos los guatemaltecos, sobre todo desde los ángulos de tu especialidad de ingeniero eléctrico, y hasta de físico teórico de alcances matemáticos muy superiores al promedio.

Como amigo, modelo fuiste de lealtad, de desprendimiento y de comprensión franca y varonil. 

Pero todo ello, recuérdese, derivado de una educación exquisita a todos los niveles de que fuiste objeto, que arrancó ya desde su cuna dorada en cuanto primogénito de padres muy virtuosos y providentes al largo plazo, con los recursos suficientes para no dejarse desviar del cultivo de sus hijos según sus excelentes parámetros paternos y maternos, es  decir, del prototipo de familia que quisiéramos para todos los hombres y mujeres del mundo.       

Un hombre, te recordaremos todos, siempre risueño, y que nunca tuviste enemigos aunque sí, naturalmente, quienes te envidiaran.

Fuiste para todos nosotros el caballero ejemplar sin pausas, como aquel que cantara Jorge Manrique a la muerte de su propio padre.

Fuiste a tu turno, no menos padre modélico y esposo admirable de una mujer también no menos admirable, cuyos paradigmas pudiste escoger con facilidad de las trayectorias respectivas de tus progenitores.

¡Qué dicha hoy tan rara del hijo que puede enorgullecerse del apellido que le fue heredado! Pues es la misma, Giancarlo, de la de tus hijos y nietos.

Enamorado fuiste del quijote, que en alguna manera supiste encarnar durante todo tu peregrinaje espiritual hacia la máxima libertad conciliable con el más acabado sentido de la obligación moral.

Te recuerdo como un juvenil maestro nato y un alumno a un tiempo de los mejores liberales clásicos de la talla de Acton o Hayek.

Fulgurante destello de humanidad que se nos concede a todos en muy raras ocasiones y en muy apartados rincones a lo largo de los siglos.

Promesa extraordinaria desde una edad extraordinariamente temprana. Y logro igual de temprano.

Juventud permanente, vivencia dilatada a perpetuidad de lo mejor en el ser humano. Doy fé, pues fui a un tiempo tu interlocutor y tu discípulo. 

No te lloraremos, Giancarlo, porque siempre te recordaremos con alegría pues nos has dejado tu amor a la vida, tu pasión por lo bueno y tu invitación a mantenernos siempre libre sin otros mandatos que los de nuestra propia conciencia ética y moral.

Ojalá un día, en otra dimensión más allá del tiempo y del espacio, podamos celebrar eternamente juntos ese relámpago feliz que fuiste para otros muchos “en sombras y en olvido sepultados”. 

El panorama electoral en los Estados Unidos

EL PANORAMA ELECTORAL EN LOS EE.UU

 

Armando de la Torre

 

            En lo que va del año, se ha iniciado una campaña pre-electoral, la más atípica de las que recuerdo haber sido testigo durante mí ya larga vida.

Es un fenómeno chocante: se evidencia el rechazo por buena parte del electorado a la política al uso. Lo mismo acaba de suceder en España, y también aquí, en Guatemala. Entraña ese hartazgo de la población con la política partidista habitual. El “outsider”, el hombre de “fuera, el desconocido, es al parecer el preferido por la mayoría de las masas de electores. En España, por ejemplo, el grupo vociferante de “Podemos”; en Guatemala, Jimmy Morales; en los Estados Unidos, Donald Trump. El problema está en que las masas suelen tener claro lo que NO quieren pero no pueden identificar con claridad lo que “” quieren.

También algo parecido se ha visto recientemente en Grecia, en Francia, en la Argentina, hasta en Bolivia, Venezuela, Brasil, y aun en el Chile que tanto asombrara al mundo entero con sus excepcionales políticas de libre mercado hace casi medio siglo.

El actual caso norteamericano es el más emblemático, dado el peso ingente de los Estados Unidos en el escenario político mundial tras la “guerra fría” que le ganó a la desaparecida Unión Soviética.

¿Por qué esa emergencia meteórica en los Estados Unidos de un comerciante en bienes raíces exitoso pero muy inculto y abusivo como Donald Trump?

Lo primero que me vino a la mente fue que Trump proclama a gritos lo que muchos ciudadanos piensan, pero que no articulan en público para no ser tachados de “políticamente incorrectos” por los oligarcas de la televisión y los medios escritos. En otras palabras, Trump, como Marine Le Pen en Francia, o Alexis Tsipras, en Grecia, o Mauricio Macri en la Argentina, -o también Jimmy Morales entre nosotros- son de los que rompen con las viejas y gastadas maneras de llegar al poder. En realidad  constituyen lo inesperado, lo no anticipado, lo nuevo y diferente por ensayar.

Al margen de todo ello, la coyuntura mundial no menos desconcierta a las masas de electores en todas partes: ya no hay guerras convencionales, tampoco terrorismos de identidad plural, ni crisis económicas que no hayamos visto una y otras vez en el pasado. Ahora, por el contrario, nos asaltan las incógnitas como, por ejemplo, los objetivos últimos de la política exterior de Putin, o sobre el desenlace último de las enormes contradicciones socioeconómicas al interno  de la China popular. Inclusive el espectáculo inédito de un Presidente de los Estados Unidos que le arroja salvavidas a Fidel y Raúl Castro, sumado todo a las nuevas realidades virtuales que la tecnología del siglo XXI añade aceleradamente a las ya de por sí muy complejas de la segunda mitad del siglo XX.

No sabemos dónde nos hallamos, o qué hacer, o en qué creer en cuanto valores últimos, o qué poder esperar. Nos sentimos casi como Cro-magnones de hace cuarenta mil años al salir de las cuevas y enfrentar la empinada cuesta de las grandes revoluciones impredecibles: el tropiezo con la agricultura, la aparición de la vida urbana, las revoluciones industriales, sin contar con la desconcertante revolución sexual de nuestros días.

Igualmente nos asomamos por primera vez en la historia a la sobrecogedora y misteriosa aventura espacial.

Las certezas de ayer ya no cuentan hoy. Y, entre tanta incertidumbre, surgen, como de costumbre (en esto no hay cambios), demagogos oportunistas que nos dicen que ellos sí saben orientarnos hacia el inmediato futuro; que ellos sí captan el sentir de las masas, que ellos nos devolverán las grandezas del pasado y nos enderezarán una vez más hacia un futuro simple y brillante.

Tal Donald Trump…

Despotrica contra el “Establishment” republicano en sus figuras más encomiables: John Kasich, por ejemplo, o Jeff Bush, o el doctor Ben Carson, entre otros muchos. Y añade dardos contra el ingenuo y simplista, pero honesto y respetuoso, socialdemócrata Bernie Sanders, del Partido Demócrata.

Es otro ejemplo de un elefante suelto en una tienda de artículos de porcelana.

No es poco que tiremos al espacio sideral la sabiduría y las reglas más elementales de la cortesía que penosamente hemos acumulado a lo largo de los milenios. Nos queda todavía viviente entre muchísimos el mensaje de Jesucristo; en menor escala, los de Buda o Confucio. Pero preocupa que una creciente proporción de esa clase media que hoy, por primera vez en la historia, se halla en el poder a nivel planetario, y que, sin embargo, ya no está segura de la mayoría sus metas de ayer, se hunda en la vulgaridad y el desenfreno. Ahora creemos llegado el momento de ensayar cualquier cosa diferente, pero no sabemos el cómo ni el para qué.

Y en todo esto, como ha sucedido desde hace dos siglo el “sueño americano” es el faro parta una mayoría de pobre, oprimidos e injustamente discriminados.

No sabemos todavía, aun después del gran martes de esta semana, quién acabará por alzarse con la victoria definitiva el próximo noviembre en los Estados Unidos. El Partido Republicano, al margen de Trump, se muestra sorprendentemente más rico de talentos que nunca antes, pero a su vez también más miope a la hora de seleccionar entre ellos sus candidatos. El Partido Demócrata, en cambio, se nos ofrece más seguro de sí, pero de pesos más ligeros y burocráticos, y sin la originalidad creativa de su riqueza intelectual y moral de décadas atrás. Idos son los tiempos de idealismos que se sucedían los unos a los otros, el “Social Gospel” de finales del siglo XIX, la “Progressive Era” de principio del veinte,  el “New Deal” de Franklin D. Roosevelt, de la historia encantada del “Camelot” de los Kennedys, o de la “The Great Society” de Lyndon Johnson.

El monumento de mármol de un héroe para el momento presente está a la espera de un rostro carismático más distinto y veraz que los de Hillary Clinton o Donald Trump.

Para Guatemala, los resultados de noviembre serán de alguna manera más decisivos: si triunfa Hillary Clinton, nos espera un recrudecimiento del intervencionismo imperial de Obama por otros cuatro largos años; si, por el contrario, se hace de la Casa Blanca Donald Trump podemos esperar una caótica y burda atención a nuestras prioridades. Para esa fecha hubiese ganado el  postulado por el tradicional Partido Republicano Ted Cruz, o Marco Rubio, al menos podríamos esperar siquiera el final del coqueteo ominoso de Washington con los hermanos Castros, y una correspondiente política exterior norteamericana más en consonancia y respetuosa de los intereses nacionales de las repúblicas iberoamericanas, incluida en primer lugar Guatemala.

Económicamente, la India y el Extremo Oriente (China, Corea y Japón) podrían significarnos mercados más promisorios en general para todos los que vivimos al sur del Rio Grande sin muro que nos separe. Pero la estabilidad política y económica del planeta no será por eso más fácil.

Esas grandes incógnitas empezarán a despejarse, quizás, a principios de noviembre. Pero en el entretanto, a lo menos que podemos aspirar es que nuestros países descubran más decididamente que nunca las ventajas al largo plazo de la libertad individual y de la soberanía nacional.

Veremos.

 

La tragedia del Islam contemporàneo (IV y final)

LA TRAGEDIA DEL ISLAM CONTEMPORÁNEO (IV Y FINAL)

 

Armando de la Torre

 

            Los únicos, por lo tanto, movimientos terroristas que todavía atormentan a buena parte de la humanidad son de cuño exclusivamente islámico.

Al Qaeda (“La base”), ISIS (“Estado Islámico”), Boko Haram (“la educación occidental es pecado”), Talibán (“el estudiantado islámico”), Hamas (“fervor islámico”), Al-Jihad (“guerra santa”), Hezbollah (“Partido de Dios”), y un largo etcétera de nomenclaturas facciosas, pulula por el entero Occidente, el África negra y buena parte del Oriente medio.  

Situación sin precedentes en la historia mundial, pues nadie, fuera de ello, recurre todavía a prácticas tan primitivas. Aunque el muy inteligente Obama no quiera darse por enterado. Ni sepa que hasta el término “asesino” en su vocabulario se deriva de unos grupos de facinerosos musulmanes con ese nombre del siglo XI. 

Pero ¿quiénes son esos únicos que persisten en pleno siglo XXI métodos tan retrógrados? Lamentablemente, jóvenes islámicos marginados en sus propios países o en los que alguna vez les habían ofrecido acogida. Y así innumerables palestinos reducidos a una vida miserable en campamentos de exiliados en el Líbano y en otros Estados de su misma confesión religiosa, han optado por la protesta ciega, sangrienta e indiscriminada contra el orden establecido. Musulmanes matando a musulmanes.

Lo mismo acaece pero en mayores números con los refugiados en las antiguas potencias coloniales europeas como Francia y la Gran Bretaña, donde terminan ellos y sus descendientes por ser vistos al largo plazo como ciudadanos de segunda clase.

También así los estridentes semianalfabetas y menospreciados por sus congéneres en Pakistán o en los Emiratos del golfo. Por último, los muy expoliados a todo lo largo del norte de África, los muy amargados de Egipto y del Magreb. Una generación triste que de pronto se enfrenta a la ilusión seductora del terrorismo que los hace relevantes a todos y a sí mismos y, más aún, merecedores del Paraíso.

La muy grande mayoría de los musulmanes practicantes se mantienen distantes o al margen de esas corrientes de jóvenes extremistas, pero callan y hasta cierto punto, les sirven de retaguardia que los compadece y simpatiza con ellos. Hay, al mismo tiempo, entre los déspotas y entre las autoridades no tan despóticas de la comunidad de Estados musulmanes un extendido miedo cerval a enfrentar abierta y verticalmente a esa juventud descarriada. El ejemplo de lo ocurrido a Sadat en Egipto no ha sido por ellos olvidado.

Por otra parte, muchos sufren de cierta “alienación” en el sentido marxista del término. No se encuentran a gusto en las sociedades tecnológicas y democráticas de nuestros días, y la muerte gloriosa del mártir, en cambio, se les hace la única salida honorable de este mundo que ellos creen que ni los comprende ni los aprecia.

Ni siquiera les alagan sus egos, por serles prácticamente desconocidos, los gloriosos logros culturales del Bagdad de Harun al-Raschid, o de la Córdoba de los “Oméyades”, ni tampoco del ejemplo de caballerosidad medieval de Saladino. Desconocen, no menos, las profundas incursiones metafísicas de un Al Kindi, de un Al Farabi suní y de un Abicena chií. O de un Averroes más filósofo griego que teólogo musulmán, a quienes tanto hubo de deber el pensamiento europeo durante la Baja Edad Media.  

Tampoco las sabias reflexiones políticas de Ibn Kaldun para los suyos. Ni los inspiran las maravillas arquitectónicas y artísticas de los Mudéjares en España, o los constructores de las maravillosas Mezquitas azules en Isfahán y en Estambul, por no olvidar el monumento más bello por mano del hombre en la apreciación de muchos occidentales: el mausoleo del Taj Mahal en Agra, la India.

Por eso, no nos habrían de haber escandalizado tanto la destrucción que hicieron de unas estatuas milenarias de Buda en el norte de Afganistán o de su más reciente ignominiosa demolición de los restos de la cultura clásica en Palmira, Siria.

O de su olvido de la rica novelística de sus antepasados y de sus contemporáneos, de la que recibimos al nacer sus versiones castellanas por el romancero árabe o de los encantadores relatos de “Las Mil y Una Noches” de la creativa y astuta Cherezade. A esos jóvenes de turbantes negros, solo les corroe su pobreza y su insignificancia de cada día y más aún, encima, el menosprecio de los más afortunados, musulmanes o no.

De rencorosas protestas parecidas hemos sabido también entre nosotros en el Occidente. Pero, estupendamente, ya son cosas del pasado y no se apela, por tanto, al terrorismo ni entre nosotros aquí ni en el resto del mundo civilizado; solo dentro de ese cascarón sofocante de arrabal del pretendido Estado Islámico de nuestros días.

También menosprecian las tradiciones islámicas humanistas de los sufíes, que ignoran del todo, al tiempo que hacen patente su rechazo adicional a todo lo contemporáneo incluidas las monarquías teocráticas del Golfo. Y aun se enfrentan al mismo núcleo de ulemas y ayatolas del sagrado Islam, casi con la misma vehemencia con que rechazan a los más afortunados de entre ellos, ya sea por su linaje… o ya sea por la abundancia local del petróleo.

Y creo, además, que lo peor para ellos les queda reservado para el porvenir. La crítica moderna científica e histórica del Islam en cuanto revelado por Dios no podrá hallar respuesta adecuada entre sus exegetas. Al menos, eso es lo que creo ver para su inmediato futuro. Y no espero que su actual andamiaje espiritual les permita superar sus inminentes ataques ideológicos.

El Islam solo ha avanzado en los tiempos recientesdemográficamente, no en exégesis de contenidos dogmáticos ni pastoral, pues se mantiene a remolque del Occidente en todo. Incluido lo que respecta a la defensa racional de su esencia: la supuesta autenticidad de la Revelación por parte del Dios único, y por la intermediación del arcángel Gabriel, al Profeta Mahoma. Creo, inclusive, que para el fin de este siglo XXI estará irremediablemente condenado al fracaso, si no a su muerte.

Y a esa muerte, paradójicamente, habrá aportado más que ningún otro factor el actual terrorismo fanático de sus hijos más desilusionados. En realidad, todo ello es un auténtico parricidio histórico y monumental, a escala global.

La tragedia del Islam contemporáneo por manos de sus propios hijos: su empeño de mostrarse más fieles al Islam que ningún otro con la sangre ajena vertida por ellos, acabará, paradójicamente, por eliminarlos dentro de las opciones religiosas razonables del futuro.

 

Señor Embajador Todd Robinson: usted no nos es grato

SEÑOR EMBAJADOR TODD ROBINSON:

USTED NO NOS ES GRATO

 

Armando de la Torre

 

            Creo sinceramente por mi experiencia de todos los días hablar en nombre de millones de personas decentes, de dentro y de fuera de Guatemala, al escribir estas líneas, que desde hace más de un año he tenido la intención de dirigirle.

            Lo juzgo por sus actos, no por sus supuestas intenciones a las que también tendría todo derecho a aludir: prepotente, indiscreto, abusivo y al margen inexcusable de la violación de las normas más elementales de Derecho Internacional Público, contenidas en la Convención de Viena (especialmente los artículos 9 y 41), durante el ejercicio de su misión diplomática.

            Por otra parte, sé que usted solo es un mero ejecutor de instrucciones que le llegan desde Washington, D.C. de sus superiores jerárquicos, el Presidente Barack Obama y de sus sucesivos Secretarios de Estado Hillary Clinton y John Kerry.

Pero casi al igual que su antecesor en el cargo, Arnold Chacón, de quien dije públicamente que me avergonzaba por partida doble, en cuanto ciudadano norteamericano y en cuanto de origen cubano, lo ha hecho en forma inconciliable y aun contraria a su investidura de Embajador plenipotenciario.  

            Usted, y sus superiores jerárquicos inmediatos, se han mostrado del todo irrespetuosos hacia la dignidad soberana de los guatemaltecos, y aun de la justicia a secas, en desacuerdo, a veces, con el más mínimo decoro en las relaciones a esperar entre nuestros dos pueblos. No puedo olvidar la imagen de un Presidente, por nefasto que hubiere sido, en la Cámara Americana de Comercio, de pie junto a un elevado pódium desde donde usted impartía sus recomendaciones a los asistentes. Es más, lo creo un subvertor inconsciente del principio de la Rule of Law entre nosotros, que aquí conocemos con los términos de “Estado de Derecho”.

Usted, y su inmediato antecesor Chacón, se han mostrado demasiado arrogantes, insensibles y hasta descorteses hacia las autoridades nacionales, ante las que han sido acreditados, haciéndose presentes en juicios de alto impacto político sobre todo cuando se ha tratado de posibles inculpados en uniforme militar.  

            De esa manera, usted y Arnold Chacón, de infame memoria, han minado así irresponsablemente el entramado de la justicia penal en Guatemala, con sus reiteradas  apariciones intimidatorias para jueces y defensores en esos casos.  

Y hasta por un gesto demagógico de su parte al mezclarse físicamente en persona entre manifestantes locales que protestaban ante el Congreso de la República de Guatemala. No somos un “Estado libre asociado” Mr. Robinson… 

            Usted, y Arnold Chacón, no se han constituido en factores positivos para la construcción de un Estado de Derecho en Guatemala. Usted, al igual que Chacón, han parecido responder, aquí y en Washington, a intereses espurios de políticos de aquí y de allá que han preferido valerse de ustedes dos para llevar adelante sus campañas intimidatorias y venales contra las legítimas autoridades guatemaltecas, derivados de prejuicios ideológicos que poco o nada tienen que ver con la solución de los problemas reales de este país.  

            Usted ha sido repetidas veces el referente en el aliento inmoral e ilegítimo a los violadores sistemáticos del orden interno y constitucional de Guatemala, como el CUC y otros facciosos, para acciones reñidas con la ley que serían intolerables, de ser hecha públicas, para la sensibilidad jurídica del pueblo que usted aquí representa.

            Ya Arnold Chacón debió haber sido declarado “persona non grata” en este suelo antes que usted, cuando se valía del recurso de publicar solamente en castellano declaraciones lesivas a la verdad, sin acompañarlas de la debida traducción al idioma inglés, a fin de que nuestros compatriotas de habla inglesa nada supieran de ellas.

No me consta que usted haya recurrido a tan miserable maniobra publicitaria, pero sí a la ignorancia generalizada en los Estados Unidos sobre todo lo que acaece en esta, a sus ojos, “república bananera”.

            Quiero reafirmar que nos hiere profundamente a los que aquí residimos la ofensiva incesante por parte de la administración del Presidente Obama contra todos los hombres y mujeres en uniforme de las fuerzas armadas guatemaltecas, siempre bajo sospecha del Departamento de Estado actual, con olvido que sus dirigentes fueron entrenados por nosotros en la Escuela de las Américas, SITA en Panamá.  

Una de sus más bochornosas ocurrencias lo ha sido la payasada de un pseudo proceso por un genocidio, que nunca tuvo lugar en Guatemala, en contra del General Efraín Ríos Montt. Genocidio, sea dicho de paso, que muy lamentablemente sí se dio entre nosotros, a todo lo largo del siglo XIX, en perjuicio de las comunidades indígenas nativas de América del Norte, al tiempo que todavía se justificaba entre nosotros que el valorelectoral de un afroamericano esclavo era dos tercios del de un ciudadano libre blanco. Y así los retuvimos esclavizados, es decir, sin ningún derecho civil ni humano inalienable, hasta la promulgación de la decimotercera Enmienda Constitucional en 1865. Y aun entonces, los libertos a partir de esa fecha, todavía permitimos que fueran aterrorizados por los Red Necks del Ku Klux Klán, en los Estados del sur, hasta bien entrado el siglo veinte. Y no terminamos por reconocerles la absoluta igualdad, con los blancos, de sus derechos civiles hasta la Reforma de 1965.

            Y a este respecto, tampoco ha escapado a la atención de los guatemaltecos sensatos la distinción honorífica simultáneamente otorgada por el Departamento de Estado, y entregado por manos de la primera dama, Michelle Obama, a la juez Yasmin Barrios, cuyo proceder en aquel juicio violó gravemente nuestro principio del “due process of law”. 

            Ustedes desde aquí recomiendan a sus superiores en el Departamento de Estado, en Washington D. C., la cancelación de visas de ingreso a la Unión a todos aquellos que a juicio de ustedes mismos puede significar una amenaza a nuestros ciudadanos y a nuestras instituciones, y hacen bien. Pero, en cambio, extienden visas y hasta facilitan el tránsito por nuestro territorio de facinerosos guatemaltecos que han dañado y destruido hidroeléctricas, han obstaculizado el derecho de todos a la libre locomoción de todos, y han multiplicado sus ataques a la propiedad privada de mineras y de tierras de cultivo, y que han martirizado a inermes campesinos a todo lo largo y ancho del territorio nacional, para que puedan recaudar más fondos en dólares y en euros para sí mismos y sus acciones terroristas.

            La CICIG, a cuya presencia aquí siempre me he opuesto por considerarla lacerante de la dignidad de los ciudadanos guatemaltecos, ha sido cooptada a todas luces por las autoridades actuales del Departamento de Estado, en particular, de nuevo, en detrimento de honorables y valientes oficiales de las Fuerzas Armadas que son de mi conocimiento personal. A este respecto, me permito recordarle que los Estados Unidos de América ni siquiera ha suscrito el Estatuto de Roma que dio origen a la creación de la Corte Penal Internacional, lo que sí, por otra parte, ha hecho el Estado de Guatemala.

La razón aducida en su momento por nuestro gobierno para no integrarse a tal Acuerdo fue la posible imputación injustificada de actos genocidas contra autoridades y miembros de nuestras Fuerzas Armadas en Vietnam, Afganistán e Irak. ¿Con qué derecho, entonces, y sobre cuál base moral promueve nuestro Presidente que usted aquí representa, ese caso de Ríos Montt, único en el entero planeta, y contra un nonagenario gravemente enfermo? ¿Qué opinaría  usted si desde aquí las autoridades soberanas de Guatemala promovieran una persecución penal contra el ex-Secretario de Justicia, Erick Holder, por desacato a nuestro Congreso?…

            Y todo ello contrasta burdamente con la simultánea política de apaciguamiento del Presidente Obama hacia la infame y sangrienta dictadura de los hermanos Fidel y Raúl Castro, que por primera vez en la historia de nuestro hemisferio ha arrojado oleadas de millones de emigrantes cubanos desesperados hacia los Estados Unidos, el veinticinco por ciento de la población de la isla, cosa también sin precedentes en los quinientos años de la historia de Cuba a la que conozco muy bien. Además, de la renuencia del Presidente Obama a reconocer, siquiera de palabra, la existencia de un extremismo terrorista de corte islámico que ha significado, entre muchos otros países, la muerte de miles de inocentes ciudadanos de nuestro país.

            Nuestra patria común, –pues le recuerdo que soy un ciudadano nacido en la ciudad de Nueva York y sin ningún antecedente de índole penal, y mucho menos tributario, en el pleno ejercicio de mis derechos civiles– se halla en agitado proceso pre-electoral, y es mi intención ahora dar a conocer en Washington lo que aquí acaece, sobre todo desde el inicio del segundo periodo del Presidente Obama.

            Me permito encima, recordarle la frase de un gran estadista al sur del Rio Grande (o Bravo), Benito Juárez: “Entre las naciones, como entre los individuos, el respeto al derecho ajeno es la paz”.

            No nos es grato, señor Embajador.

La tragedia del Islam contemporàneo (3)

LA TRAGEDIA DEL ISLAM CONTEMPORÁNEO (III)

 

Armando de la Torre

 

            Un rápido vistazo a la violencia del mundo de hoy confirma lo insólito del extremismo islámico contemporáneo. El Presidente Obama, por cierto, se ha rehusado a siquiera mencionarlo por su nombre, y algunas otras buenas personas se le han sumado porque no creen poder referirse al Islam sin incluir bajo el mismo epígrafe y al mismo tiempo los múltiples terrorismos en el pasado por parte del Occidente cristiano. Con eso creen salvar objetivamente su imparcialidad sobre tales hechos.

Los creo equivocados.

            Si tomamos como punto de comparación la segunda década de este siglo con la de los setenta del siglo pasado, emerge en seguida un claro contraste: el terrorismo islámico era entonces uno entre muchos; hoy es el único que opera.  

Hallamos, por ejemplo, que en aquel ayer no tan lejano atormentaban a Inglaterra y a la Irlanda del Norte las repetidas acciones terroristas de los integrantes del Ejército Republicano Irlandés (IRA por sus siglas en inglés). Simultáneamente, la próspera República Federal alemana se veía aturdida por los secuestros y muertes de personalidades y las bombas contra objetivos civiles de la Baadeer-Meinhof Bande (Rote Armée Fraktion), mientras que en Italia los “Brigatisti Rossi” ponían a temblar a la población civil, entre cuyas víctimas mortales se incluyó nadie menos que el ex Primer Ministro demócrata cristiano, Aldo Moro. En España, al mismo tiempo, los separatistas vascos (ETA) multiplicaban, crueles, las pérdidas de vida de inocentes en el norte del país. Y en Francia, los independentistas corsos que se sumaban por su parte a las contrapuestas facciones derivadas del conflicto franco-argelino, no dejaban respirar en paz a los ciudadanos respetuosos de las leyes de la V República francesa.

Inclusive, asimismo, en nuestra América hispana, nos tocó vivir los horrores de la insurgencia y de la contrainsurgencia en Guatemala, El Salvador, Nicaragua, la Argentina, Chile, el Uruguay, la interminable de Colombia y la más deshumanizada de todas, la del Sendero Luminoso en Perú.

El culto a la violencia feroz había devenido por un tiempo práctica diaria y casi universal…

            Por supuesto, la más desalmada de aquellos días, tenía por objetivo la cancelación total del Estado de Israel con el apoyo más o menos encubierto de algunos Estados Islámicos de la región. También se daban incidentes por esos años de tipo confesional en la India, Indonesia, Filipinas, Tailandia, Birmania, y en el África negra en Kenia, Somalia, Eritrea, Biafra (en Nigeria), Uganda y en muchos otros puntos dispersos del continente negro, sobre todo donde la expansión musulmana tropezaba con fervorosas comunidades cristianas ya arraigadas de mucho tiempo atrás.

De todo aquello hoy solo sobrevive, y más enconado que nunca, el terrorismo de corte islámico, intensificado exponencialmente a partir de los ataques suicidas contra las Torres Gemelas, en Nueva York y contra el Pentágono, en Washington.  Hoy decir “terrorismo” ya solo equivale a decir fanatismo autodestructivo bajo el pretexto de la voluntad de Aláh, entre una parte sustancial de la juventud que se confiesa adicionalmente jihadísta, desde Libia en el norte de África hasta Afganistán en el corazón del Asia. 

            Es un hecho que todas las grandes religiones monoteístas se proclaman como la única vía verdadera hacia Dios, pero el Islam, encima, incluye una declaración de guerra santa permanente contra todos los no seguidores del eterno mensaje del Corán. Esta óptica es la interpretación más ortodoxa y frecuente del término “jihad” entre los teólogos y eruditos del Islam. La absolutista Arabia Saudí, por ejemplo, prohíbe la presencia de cualquier capilla o iglesia cristiana, o sinagoga judía, en todo su territorio, al tiempo que se vale de la tolerancia del Occidente para financiar con sus petrodólares fastuosas mezquitas, de Buenos Aires a Berlín.

Peor aún, lo más macabro de todo ello reside en que el mayor número de víctimas mortales de los jihadistas sobre la base de ese terrorismo islámico desaforado se cuenta entre sus mismos correligionarios islámicos, como lo ejemplifica el actual desangramiento de Siria.    

La auténtica tragedia del Islam contemporáneo.  

Cada acto de violencia, cada paso enderezado a la liquidación de otros, termina por desmoronar al propio Islam tanto adentro del corazón de los pacíficos como al exterior de sus masas de seguidores. O sea que con cada golpe de terror encaminan su causa hacia un precipicio mortal y también para ellos mismos. En otras palabras, han emprendido una marcha hacia su ocaso definitivo al largo plazo, y sin que sus perpetradores caigan en la cuenta de ello. Los creyentes en el último según ellos de todos los profetas, Mahoma, se valen de un axioma que toman prestado de la tradición hebraica: “que matar a un hombre equivale matarlos a todos.” Eso siempre se había interpretado por sus exegetas metafóricamente, pero los exaltados jóvenes terroristas, en cambio, del día de hoy prefieren traducirlo literalmente a la destrucción de la entera humanidad si no responde al llamado de los muecines a la oración desde los Almenares de las mezquitas cinco veces al día, y postrados en la dirección a la Meca.

A esto último incluso apunta la posibilidad de una generalizada guerra nuclear desde el Pakistán de los talibanes, o del Irán de los ayatolas. Esto es, en realidad, lo que a todos más espanta.    

Porque ese Islam tan desgarrado a lo interno por innumerables sectas de inspiración todavía predominantemente tribales puede arrastrarnos desprevenidos a un holocausto planetario, en esa búsqueda desesperada de una identidad que creen haber perdido durante los últimos tres siglos a manos del Occidente.

¿Lo oyes, Obama?

 (Continuará…)

La tragedia del Islam en el mundo contemporàneo (dos)

LA TRAGEDIA DEL ISLAM CONTEMPORÁNEO (DOS)

 

Por Armando de la Torre

 

            Samuel Huntington, profesor de Historia en la Universidad de Harvard, publicó en 1996 un libro con el provocativo título “The Clash of Civilitations”. Según él, a partir del derrumbe del bloque soviético, las guerras del futuro no serán como las convencionales a las que estamos habituados, es decir: tribales, étnicas, insurgentes, religiosas, nacionalistas o simplemente ideológicas, sino más bien genuinos “choques de civilizaciones completas”, es decir: enfrentamientos muy destructivos entre estadios diferentes de desarrollo, sobre todo tecnológicos y económicos en las distintas sociedades.  

            Considero tal enfoque muy original, por cierto, aunque la sustentación del mismo por su parte me pareció más de carácter periodístico que estrictamente científico.

            Sin embargo, creo que al sangriento escenario en el Norte de África y en el Próximo Oriente mediterráneo podría vérsele hoy como prueba de su verdad.   

            Ya se habían dado atisbos previos de los supuestos de Huntington entre otros autores serios, más eruditos y conocidos, como Oswald Spengler, y su “Decadencia de Occidente”, hacia 1918; o el más elaborado de Arnold Toynbee, en doce volúmenes, editados entre 1933 y 1961, “Una minuciosa búsqueda en la historia desde los tiempos más remotos a los de hoy”, de los que Frederick Copleston hizo un popular compendio, en dos tomos, en 1975. Más cerca de nuestros días, Gilles Kepel ha publicado su “The Jihad, The Trail of Political Islam”, aunque más bien centrado en la experiencia chií, desde la revolución del ayatola Khomeini (1979) contra el Shah de Persia. En cambio, esa misma jihad, que hoy ilumina los cintillos de los diarios, responde más bien a la versión suní de la misma.  

            Pero creo que esa tragedia del Islam que nos es contemporánea responde mejor al análisis como ya dije, algo más superficial y escandaloso, de Huntington.  

            Como conclusión de estos y otros autores, me atrevo a adentrarme en el tema del título de esta breve entrega periodística con una proposición inicial: la teología del Islam es mucho menos compleja y profunda que la del Cristianismo, aunque ambas escuelas de pensamiento hayan sido  construidas sobre la misma piedra angular: el monoteísmo hebreo.  

            Ašhādu anna lā ilāha illā [A]llâhu wa anna Muhammadan rasūlu l-lâh”, “doy fe de que no hay más divinidad que Dios y de que Mahoma es su mensajero (o profeta)”, como reza el primer mandamiento del dogma islámico y que han de repetir los seguidores del Profeta cinco veces al día.

            Por lo tanto, entre los musulmanes no cuenta para nada el misterio de la “Trinidad”, o el de la “Encarnación del Verbo”, ni el de la “Pasión y la Resurrección”, que tan difíciles le resultan a nuestra mera compresión natural. Tampoco pesa sobre ellos la adicional carga moral de los diez mandamientos, de acuerdo con los cuales se escudriña lo más íntimo y secreto de nuestras conciencias individuales, y de los que derivan desafíos reiterados y humillantes.

            Incluso también la propagación visible de la fe cristiana ocurrió de manera muy diferentemente de la del Islam: la primera muchísimo más cuesta arriba y heroica, y por un tiempo más sostenido; la segunda, rauda y veloz, sobre sabanas inmensas de arena y sol, a lomo de caballo y a filo de alfanje. Pues, en realidad, seguir a Cristo significa tomar su Cruz, incluida en algunos casos, la renuncia absoluta a todo lo terrenal: propiedades, honores, familia y aun la vida misma, según las dos etapas discernidas por Tertuliano “sangre de mártires, semilla de cristianos”.

El Islam, por el contrario, se impuso mayormente por la fuerza en los territorios conquistados por las tribus árabes, previamente unificadas por el mismo Mahoma que con celeridad y precisión militares avanzaron hacia el Nor Oriente y hacia el Nor Occidente de la Península Arábiga.    

También hay que recordar que, al menos para los musulmanes, el Islam es una de las tres religiones abrameicas (del tronco hereditario de Abraham), igual que el Judaísmo y el Cristianismo. Herencia históricamente en extremo irritante, como lo ratifica por enésima vez el actual terrorismo islámico, tanto el sectario contra sí mismos como el hostil a las poblaciones cristianas. 

Lo que tampoco entraña que judíos y cristianos hayan estado exentos de esa misma mancha. En nuestros días hemos sido testigos de los horrores totalitarios por parte de comunistas o de nazis que alguna vez habían sido circuncisos o bautizados, como lo fueron nuestros bisabuelos con la crueldad medieval de la Santa Inquisición. El Levítico (Levíticos 26:7), por ejemplo, libro común a judíos y cristianos, les recuerda a los mismos: “perseguid, y matad a vuestros enemigos”. Extremo que incluso llevó a un hereje del cristianismo del siglo II, de nombre Marción a postular la hipótesis desconcertante de que el Dios justiciero del Antiguo Testamento no se identifica con el Dios amoroso del Nuevo.

Pero esos errores de nuestros antepasados –o sea, tanto de judíos como de cristianos–, han sido y son reconocidos y confesados por nosotros sus descendientes aunque en ocasiones tan solo haya sido de labios afuera. Esto rarísimas veces lo hemos visto entre los piadosos del Islam. En tales casos, entre, para ellos siempre sospechosos de herejía, como lo evidenció recientemente el triste caso de “Los Versos Satánicos” de  Salman Rushdie.

Y todo ello en el nombre de aquel hombre, tan solo hombre, que se llamó Mahoma, y cuyo libro sagrado El Corán, se anuncia desde sus primeras líneas como portavoz del “Dios Compasivo y Misericordioso…Señor del universo, Dueño del día del juicio…”.  

En el decurso de los siglos, Israel tuvo su David; el Cristianismo su San Luis, rey de Francia, y el Islam su Saladino, caballeros todos nobles e intrépidos, igualmente al servicio incondicional de un ideal espléndido.  

Pero hay otro rasgo mucho más de bulto, que además nos diferencia: esa magnífica tradición de beneficencia colectiva, sobre todo dentro de la denominación católica romana, de quienes se pueden enorgullecer legítimamente de ser los pioneros y multiplicadores de obras de beneficencia sin fronteras, en el espíritu de las bienaventuranzas. El Islam apenas cuenta con una tradición parecida, a pesar de que uno de los cinco mandamientos de su credo les dicte la bondad intrínseca de dar limosnas al necesitado.

Un reflejo secular y contemporáneo de lo mismo lo constituyen los muchos refugiados islámicos que precisamente por estos días se encaminan muy trabajosamente hacia Europa o América, pero no hacia los ricos en petrodólares Emiratos islámicos del Golfo Pérsico. También la Cruz Roja antecedió a la Media Luna.

Las comparaciones suelen ser odiosas, pero son inevitables para quien honesta y valientemente quiere enfrentar la realidad de todo escenario humano. Los hechos de unos y otros ilustran como ningún otro testimonio la verdad contrastante de sistemas erigidos presuntamente sobre escalas de valores. En esa contraposición de la que hoy somos fáciles testigos a través de los medios masivos de comunicación, podemos apoyar los imprescindibles juicios de valor sobre cada fenómeno que ocurre en nuestro planeta azul.

(Continuará)