Antes y después de Cristo

ANTES Y DESPUES DE CRISTO

Por: Armando de la Torre

            En unos días nos habremos adentrado en el año 2010… Anno Domini, “después de Cristo”.

            ¿A qué viene tal referencia al calendario cristiano? ¿Acaso no contamos con otras igual de significativas? ¿La de los judíos, por ejemplo, o de los musulmanes, o de los hindúes,…?

            Sí las hay, pero no para la entera humanidad.

La “era común”, como ahora se le dice, arranca de un hecho único. Conmemoramos algo que nos deslumbró cual relámpago en esa larga noche de “pasiones inútiles” que tan sólo veía en cada uno de nosotros Jean Paul Sartre.  

Según críticos modernos, el nacimiento de Jesús en Belén ocurrió de cuatro a siete años antes de la fecha litúrgicamente fijada desde hace milenio y medio por un monje de sobrenombre Dionisio “el Exiguo”.     

Pero no es lo exacto de la fecha lo importante sino la trascendencia del evento.

Misterio clavado para siempre, el de lo infinito encerrado en lo finito, de lo eterno encapsulado en el tiempo, de lo etéreo hecho visible en la carne y audible en el llanto, del Todopoderoso, en fin, reducido a la impotencia del niño. También se le podría entender a la inversa, como  la divinización de lo humano.

Y desde la paradoja de aquella noche, somos todos hombres nuevos, en una tierra nueva, y bajo un cielo nuevo.

Feuerbach, sin embargo, lo entrevió al revés, en cuanto mero símbolo del hombre que crea con su imaginación a Dios. Marx, peor, como simple opio, y para Ayn Rand, el absurdo por antonomasia.

Con Kierkegaard, en cambio, y con muchísimos en su cauda, lo entendemos una paradoja divina más, tan inasequible como cualquiera de aquellas otras del humillado en la cruz que es exaltado, o del dolor que nos prepara para una felicidad que no cabe en entendimiento humano, o de la muerte que se nos volverá vida, y vida abundante.

Es imposible reconstruir nuestro mundo como era antes de la irrupción de Cristo en la Historia. “Estos, Fabio, ¡ay dolor!, que ves ahora, campos de desolación, mustio collado, fueron un tiempo Itálica famosa…” Pero sus vestigios perduran, que nos hacen de cada patria en este planeta  un exilio que se niega a morir. Pues, al fin, “vivo sin vivir en mí, y tan alta vida espero, que muero porque no muero…”.

Las múltiples formas de la esclavitud al pecado, por ejemplo, las de otrora y las de hoy, o las tantas locuras de la ignorancia, en la Pompeya descuidada a la sombra del Vesubio o en los juegos de azar de Las Vegas contemporánea, o aun la mera fragilidad del cosmos, y la de nosotros, hombres y mujeres, con él arrastrados en su vertiginoso desplome hacia su extinción, nos deberían valer de otros tantos recordatorios de que el reino de los cielos, como nos lo enseñase Jesús de Nazaret, ya está incoado, pero aún no consumado… hasta en otra vida.

   “Los caminos de Dios no son los nuestros”, los del tiempo, del espacio y de la lógica analítica. De ahí que al revelársenos, la “paradoja” sagrada inevitablemente se nos antoje omnipresente, lo que parece confirmar aquel aserto de Heidegger acerca de que el poeta penetra más hondo en la realidad que el filósofo o el científico experimental. Y a lo que hasta nos exhortó también uno de ellos, Robert Browning, cuando ante un cuadro de un pintor renacentista  especuló que  “a man’s reach should exceed his grasp”, que el alcance de un hombre habría de superar lo que puede asir.  

La poesía profunda del Antiguo y del Nuevo Testamento es obra de conjunto entre lo misterioso de lo divino y la intuición de lo sobrenatural en el humano. Es “la razón del corazón que la razón no comprende”, que dijo Pascal. Tiene ya miles de años de ser cantada y de que cada canto se cante como si hubiere sido hasta ese momento inédito.

Porque, después de todo, tal vez habríamos de volvernos niños transparentes, como provocó Jesús a Nicodemo.

Precisamente la magia paradójica de cada Navidad… Que a cada una nacemos de nuevo.        

 

1 thought on “Antes y después de Cristo

  1. hola mi comentario es qe estoy estudiando hitoria para rendir el tema es (el tienpo de la historia antes y despues de cristo)y no encuentro nada qe se acerqe al tema

    no me sirve su informacion no para una buena nota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *