El Concepto de Unidad en la Filosofía Griega Antigua

 

Por Gonzalo Chamorro M.

 

La palabra “filosofía” deriva de dos términos griegos [gr. θιλῶ] que significa amor y [gr. ζοθίᾳ] sabiduría. Por lo tanto etimológicamente filosofía significa “amor a la sabiduría”.1 “Los primeros hombres que en la Grecia antigua se dedicaron al estudio de la naturaleza fueron llamados [gr. ζοθί] y [gr. ζοθιζηὰε], es decir sabios. Se atribuye a Pitágoras el haber inventado la palabra filosofía”.2 El nacimiento de la filosofía griega:

 

Es uno de los acontecimientos más decisivos en la historia del hombre, ya que, desde sus comienzos es la base de todo el desarrollo de la civilización occidental, y que las formas de esta civilización dominan en adelante en la tierra y determinan hasta los aspectos más íntimos de nuestra existencia individual. La filosofía griega abre el espacio en el que se moverán y articularán no sólo las formas de la cultura occidental, sino las instituciones sociales en las que se encarnan esas formas, y finalmente el comportamiento mismo de las masas.3

 

Esta breve descripción del significado de filosofía –griega antigua–, permite tener un panorama de lo que se trabajará con más detalle en este artículo. El periodo que se pesquisará abarcará desde la filosofía presocrática hasta Aristóteles. De antemano el lector debe saber que aunque se comprende un periodo histórico extenso y con muchos personajes relevantes, esta investigación se limitará a estudiar a algunos pensadores que trabajaron el concepto de “unidad” en sus diferentes esferas.

 

Leer artículo completo

El Concepto de Unidad Cristiana

 

Por Gonzalo Chamorro M.

 

Toda la historia de la Iglesia, desde el principio hasta estos días, está ennoblecida y consagrada por la figura de personajes que han actuado cómo mártires de la fe o como aquellos que han sido parte del desarrollo del pensamiento cristiano. Para Lortz:

 

El cristianismo no se tornó en modo alguno una magia. Así, la realidad divino-cristiana, que como tal no puede mudarse, como fenómeno histórico ha tomado a lo largo de los siglos múltiples formas. Como cuerpo de Cristo, la Iglesia es un organismo vivo que no permanece anquilosado en su estado originario fundacional, sino que se desarrolla.

 

En este artículo se analizará a manera de esbozo el concepto de “unidad” –cristiana o de la iglesia– a partir de la teología patrística hasta la teología liberal moderna.

 

Leer artículo completo

 

Teología de la Unidad en Juan 17

 

Por: Gonzalo Chamorro M.

 

El Evangelio de Juan ha sido catalogado como uno de los escritos más profundos en cuanto a contenido teológico. “Posiblemente no haya libro del Nuevo Testamento que haya invitado y provocado mayor análisis y reflexión”. Los eruditos han dicho que el Evangelio posee una afirmación más precisa en cuanto a su tema central, “fijar la atención de los lectores en la trascendente grandeza de Cristo”. En medio de esto surge el capítulo 17 de Juan considerado como “la carta magna de la unidad cristiana”,donde se presenta una de las oraciones más sublimes de Jesús comúnmente llamada “la oración sacerdotal”, “discurso de despedida” o la “oración intercesora de Jesús”.

 

Leer artículo completo

El Trato de la Tierra a la Luz de Levítico 25:8-23

 

 

El presente artículo es un esbozo al problema de la crisis ecológica. Se pretende buscar las causas y efectos de esta problemática, y realizar un pequeño estudio de Levíticos 25 con un especial énfasis al trato de la tierra como un aporte a “Los retos ecológicos en América Latina”. Para cumplir dicho objetivo, habrá una exposición del Jubileo como parte de la Ley Mosaica y una breve exposición del capítulo 25 de Levítico en dialogo con escritos de ecoteología y pastoral de la tierra.

 

Leer artículo completo

CREER ES TAMBIÉN PENSAR

 

 

Hoy en día lamentablemente en nuestras comunidades eclesiásticas predomina el espíritu del anti-intelectualismo. El mundo moderno estimula el pragmatismo. De hecho la primera pregunta acerca de cualquier idea no es: „¿Es verdad?‟ Sino „¿Da resultado?‟ Las nuevas generaciones tienden a ser activistas, sostenedores de una causa. El problema es que rara vez averiguan con seriedad si esa causa es un fin digno de preocuparse o si su acción es el mejor medio para lograrlo.

 

Jhon Stott afirmó que:

 

Muchos tienen celo sin conocimiento, entusiasmo sin instrucción. Es bueno el entusiasmo. Pero Dios quiere ambas cosas: entusiasmo dirigido por conocimiento, y este, inflamado por el entusiasmo. Tal cual como lo expresó Juan A. Mackay la entrega sin reflexión es fanatismo en acción. Pero la reflexión sin entrega es la parálisis de toda acción.

 

 

 

Leer artículo completo

Karl Barth: vida y pensamiento

 

 

Por: Gonzalo Chamorro M. Introducción

 

Introducción

Sin duda alguna el siglo XX estuvo lleno de cambios dentro del cristianismo mundial. José Ignacio González Faus indica que las personas más influyentes de este periodo directa o indirectamente, “forman una trinidad carlista, Karl Barth, Karl Rhaner y Karl Marx.” El presente artículo tiene por motivo presentar la vida, obra, peregrinaje teológico e influencia para América Latina de uno de los teólogos más importantes del siglo XX, Karl Barth.

 

 

 

Vida y obra

Karl Barth nació el “10 de mayo de 1886 en Basilea (Suiza)” en el seno de una familia “calvinista y clerical.” Su padre Fritz Barth fue un teólogo reformado de tendencias conservadoras quien guió sus primeros estudios y para quien tuvo siempre el más alto respeto y gratitud.

 

 

Leer artículo completo

Castresana.  Se fue.  ¿Cantar glorias?  Para qué, no era contra el hombre de forma personal.  Era contra lo que él muy bien ilustró, de muchas maneras, al rematar contra Guatemala de salida, problema que sigue muy vivo en nuestra sociedad, a pesar de tres años de su presencia.  Dijo que si los guatemaltecos hubieramos cooperado, las cosas le hubieran ido mejor.  Pues, ¡¡¡da-ah!!!  (Expresión vulgar estadounidense que significa algo como, pf, ni modo; ¿no me digás? eso sí que es obvio; elemental, mi querido Watson.)  Si los guatemaltecos supieramos cooperar, no lo necesitaríamos ni a él, ni a la CICIG. 
 
¿Cooperación?  Igual que Castresana, demasiados guatemaltecos ni siquiera respetan la relación con su pareja ¿por qué esperan cooperación en relaciones de mayor envergadura?  Ese es el núcleo de nuestro problema.  No sabemos lo que implica la cooperación; en Guatemala, dependemos de la coacción, de la fuerza, de la impunidad, de la inmunidad, del engaño, la manipulación, la mentira.  Aquí, en general, no se conoce el concepto de la fidelidad, la sinceridad, el compromiso; no cumple quién no tiene ganas, la palabra dada es “interina,” se dice “sí” con una sonrisa y el joder da mucha risa. 
 
La cooperación, toda relación, requiere de confianza y no puede haber confianza sin fidelidad, sin sinceridad, sin compromiso, aunque signifique una pérdida o perjuicio en el corto plazo.  Se requiere de fe y de cierto altruismo, benevolencia hacia los demás.  Pero si no se tiene fe ni benevolencia ni siquiera con la pareja ¿cómo va a haber en el resto de la sociedad, en relaciones que no tienen la trascendencia o intimidad que tiene el núcleo familiar?  Cuando la base de la sociedad está carcomida por la mentira, el engaño, o ¿peor? la violencia ¿cómo se espera que funcione bien el resto de la sociedad o que la persona que así maneja sus relaciones personales, íntimas, le sea más fiel a personas que poco o jamás ha conocido, como lo son los ciudadanos que depositan su confianza en funcionarios públicos? 
 
Estamos donde estamos porque somos una nación dividida, hostil, que está mirando como jode a sus enemigos en vez de buscar la reparación de relaciones que cualquier sociedad, por pequeña que sea, requiere.  Mil Ghandis, mil madres Teresa, mil Elliot Nesses, mil Sherlock Holmes no pueden resolver nuestros problemas, que son problemas de carácter, de fidelidad, de fidedignidad, de ingenuidad y de cobardía.  Tenemos que ser fieles y fidedignos, pero no suponer que los demás lo son y exigir que nuestras relaciones sean fieles y fidedignas, dignas de fe, de confianza y eso requiere de valor.  Valor para arriesgar la incomodidad, un rato de miseria, la muerte.  Al cobarde siempre se le puede acorralar, atrapar, esclavizar y, al final, también matar y todo lo que el cobarde huye en la libertad, encontrará cuando la seguridad lo tenga bien amarrado y sin lugar a donde correr. 
 
La cooperación implica riesgo personal, no autoritarismo.  Gracias Carlos Castresana por intentar corregir, desde vuestras alturas olímpicas, nuestros males de mortales, pero ahora no podremos culpar a nadie más que a nosotros mismos de nuestros problemas, y talvez, si logramos erradicar el mal en nuestros propios corazones, podremos volar a alturas mayores de lo que nuestras pequeñas imaginaciones se han atrevido a soñar. 
 
Karen Ness

 

 

El cambio en Guatemala.

En Guatemala necesitamos un cambio. No podemos seguir como estamos. La dignidad del guatemalteco va por las alcantarillas y  con ella los sueños de muchos, tanto los de aquellos que decidimos no migrar, como de quienes tomaron la decisión de hacerlo. Este cambio no debe ser ligero ni superficial sino de fondo y ya no podemos esperar más.
 
El cambio debe ser en lo profundo de la cultura. En nuestras raíces. En nuestra manera de pensar. En nuestra manera de tomar decisiones. Por supuesto, tiene que ser un cambio que eleve nuestra dignidad, que nos devuelva el valor y el aprecio que merece la persona que ama a Guatemala.
 
Entendemos que un cambio cultural puede ocurrir en dos vías, en un individuo o en una sociedad.
 
El cambio en el individuo puede lograrse si este cambia de cultura y de reglas de juego, a veces esto se consigue cambiando de país. La persona que emigra tiende a adaptarse a las nuevas reglas y a hacer lo que es permitido. Si en la sociedad no hay certeza en los castigos es muy probable que nadie cumpla las reglas y esta persona que inicia su vida en este sistema va a actuar sin apego al respeto de los derechos de los demás, como sucede en Guatemala. Por el contrario, si esta misma persona emigra a un territorio donde las reglas son generales y abstractas y se respetan, donde hay certeza en los castigos, donde la autoridad hace que se cumplan las normas que buscan respetar los derechos individuales seguramente será otro el ambiente. Un ambiente de paz, de prosperidad, de dignidad y de justicia. Es fácil darse cuenta que el cambio en un individuo no es tarea irrealizable. Basta con cambiar de reglas de juego para cambiar su conducta y actitud ante las normas.
 
Una tarea más compleja es cambiar la cultura de una sociedad, en un país como Guatemala. Asumir que una propuesta de reforma constitucional pueda cambiar toda una cultura es algo muy pretensioso y no es así. Pero sí consideramos que puede y debe iniciarse -iniciarse- un proceso de cambio cultural.
 
Lastimosamente en Guatemala se tiene una visión del empresario como aquel que explota a los trabajadores, como aquel que oprime al pueblo, como aquel que despoja una supuesta plusvalía. A pesar que sabemos que sin empresario no hay empresa, sin empresa no hay empleos, y sin empleos no hay techo ni pan (ni impuestos).
 
Por consiguiente, consideramos necesario refundar esta visión del empresario. Necesitamos ver al empresario como un emprendedor visionario que entrega riqueza a su país. Como aquel que da oportunidades a los accionistas, a los proveedores, a los empleados, y a los clientes. Como aquel que pone en marcha el proceso económico de creación de riqueza y no como aquel que toma injustamente una supuesta plusvalía.
 
Hoy en día no podemos salir a defensa de los empresarios, como tales, ya que hay algunos que viven de privilegios que el mismo sistema otorga. Estos no son muchos. Son pocos, pero alimentan el mismo sistema viciado. Y a quienes perjudica son a los otros empresarios que no gozan de esos privilegios. Que compiten en desventaja.
 
Con empresarios con privilegios, donde se organizan en carteles u oligopolios, el país no podrá salir adelante. En cambio, sí podremos sacar a Guatemala adelante con empresarios compitiendo en un sistema que premia la creatividad y la innovación, la calidad y los mejores precios.
 
Como tratamos de hacer ver en el inicio, un sistema de reglas hace que las personas actúen de manera distinta. El sistema de reglas e incentivos puede cambiar la forma de pensar, la actitud, y las acciones de los empresarios. Si el Estado no otorga privilegios, beneficios ni prerrogativas tendremos a los empresarios bajo las mismas reglas de juego y por consiguiente en ambiente competitivo.
 
ProReforma propone en el artículo 157 que “En ningún caso el Senado o la Cámara de Diputados emitirán Ley o decretos arbitrarios o discriminatorios, en los que explicita o implícitamente se concedan prerrogativas, privilegios o beneficios que no puedan disfrutar todas las personas que tengan la oportunidad de hacerlo.” Cambiando los incentivos de los empresarios podremos tener una nueva generación empresarial en Guatemala que va a hacer que cambie la misma visión que se tiene del empresario y que allí inicie un cambio cultural. La acción empresarial tiene efectos en muchas facetas de la vida cultural de una civilización.
 
Para superar la pobreza de miles de guatemaltecos necesitamos del empresario, de manera ineludible y no hay otro camino. No podemos despegar sin él. Es la parte más importante de la creación de la riqueza. Sin el emprendedor no se innova, no se crea, no se construye. En Guatemala necesitamos más empresarios, más emprendedores, más empresas y más trabajo.
 
Estamos seguros que con una nueva generación de empresarios -basados en la competitividad y no en los privilegios-, sin que el Estado juegue un rol de patrimonialista, podemos iniciar un cambio cultural.
 
Se ha buscado todo el tiempo, innumerables veces, seguir políticas públicas que persiguen que la economía crezca un poco por acá, otro poco por allá. Y con ello, al final del día, avanzamos en un promedio del 2 al 4 % de crecimiento económico anualmente. Si logramos un cambio en nuestra cultura económica podríamos llegar al 10% de crecimiento económico anual y en 7 años, en 7 cortos años, creciendo al 10%, duplicaríamos la riqueza del país.
 
Se incrementarían la cantidad de empleos, crecerían los sueldos, se aceleraría la economía. Hoy en día buscamos que los trabajadores ganen Q. 60 en un día laboral en lugar de Q. 50 con algún plan del gobierno. Por qué no aspiramos a que de Q. 50 pasen a ganar Q. 1,000 en un día laboral, como sucede en países como Suecia o Noruega. Necesitamos dar ese salto, salto que muchos países ya han dado.
 
Para lograr este cambio hay que eliminar el incentivo mercantilista que ha impulsado a algunos empresarios a engrosar sus patrimonios con privilegios y beneficios.
 
Cambiemos los incentivos y la visión del empresario, tengamos empresarios competitivos, que ofrezcan los mejores productos al mejor precio, en un mercado libre, sin privilegios, solo así podremos emprender el camino de la producción de riqueza, que es la única vía para superar la pobreza.


Alfonso Abril
www.proreforma.org.gt

ProReforma

Por: Guillermo Méndez

Los “expertos” no entienden Proreforma: O la disputa del método de las
ciencias sociales

“Olvidan circunstancias y confunden principios teóricos” sentenció
Edelberto Torres-Rivas, refiriéndose a Proreforma. Abismal diferencia
en la concepción de las ciencias sociales se halla en el fondo. Puede
ripostársele: ´complican circunstancias en una orgia de teorías´.
Otros, en dicha escuela, consideran que la “complejidad histórica es
superior a la simplicidad”, agregamos, simplicidad de lo evidente. Por
ejemplo, la afirmación sencilla ´la escasez de tal producto, produce
alza de precios´, no les es suficiente. Debe invocarse la sequia en
tal lugar, también el fenómeno del niño, el alza en los combustibles y
el paro del transporte. Información “interesante” –no valiosa– que
para la reducción de los precios aludidos importa muy poco.

Afición a enredarse en asuntos que no podemos controlar ni resolver y
a olvidarnos de los que si podemos cambiar. Por ello define que “las
ciencias sociales solo describen lo que es”, importando poco que eso
no otorgue viabilidad a sus aportaciones, cuando deberían estar
enderezadas al estudio de los que sucedería si ciertos hechos no
fuesen lo que son.

Arrogase entonces el poder para alcanzar “el conocimiento exhaustivo
que garantiza certezas mayores”, cuando el conocimiento disperso es
mucho mayor que aquel del que disponemos. La ilusión sinóptica de
“conocimiento ordenado, explicito y claro” solo puede diseñarse a
costas del infinito cúmulo de fenómenos que ignoramos. Es falso que
“la civilización se basa en la eliminación de la ignorancia”, porque
esta es mayor de lo que ingenuamente admitimos. Es ilusión que “en
corto tiempo desaparecerá la limitación al conocimiento”, cada paso a
la orilla del mar de la ciencia, ignora que a sus pies se halla el
vasto e insondable océano (I. Newton).

De donde, es falta de motricidad fina “aplicar la duda radical del
racionalismo a las cuestiones de orden social y moral”, cosa que
Descartes mismo no hizo. El se interesó únicamente en establecer
criterios de certeza para las proposiciones. En cambio se aduce que
“es posible estructurar la sociedad según el modelo del organismo
humano de Hobbes”, opción que hipostatiza lo que sólo los individuos y
organizaciones de fines específicos pueden hacer. Proreforma no cree
que la sociedad es empresa de fines específicos que un solo individuo,
si goza de poder discrecional, pueda manejar.

Se cree que si “las instituciones no han sido diseñadas, son
irracionales”, ¿Quién diseñó la moneda, la moral, el lenguaje, la fe y
el derecho? Tal conclusión, en si misma, peca del simplismo que
denuncia. Asume que “la norma inconsciente no es confiable”, cuando
ignorar su origen pesa sobre el sujeto que ignora y ello no la hace
menos racional. Argüir “la superioridad del conocimiento”, no toma en
cuenta que la tradición no es contraria a la razón.

Por eso, estimar que “el enfoque evolucionista de lo social es
irracional”, desconoce el valor educativo de los hábitos en los que
aquel se basa. Creer que “no hay nada superior a la razón” es desdeñar
las lecciones que vienen de los antepasados. No es tal que “sólo la
razón explica el fenómeno social”, éste haya, en el proceso evolutivo,
mejor explicación de las relaciones complejas de las ciencias
sociales, lo cual subyace en Proreforma. Abominase el “observar, por
considerarlo mas angosto que razonar”, cuando observación es también
difundir, transmitir y desarrollar las prácticas refrendadas por el
éxito.

En contraste, se prefiere “como ciencia superior la construcción por
diseño de las entidades sociales”, como si dispusiesen del
conocimiento para garantizar la felicidad humana. Asumir que “es
posible el dominio integral de lo concreto” lleva a Proreforma a
basarse en postura mas modesta, según la cual la abstracción que
generaliza (igualdad para todos) es superior herramienta que la razón
que especifica (favores para algunos). Quien “rechaza el orden no
previsto (gr. kosmos) y prefiere el orden diseñado (gr. taxis)”, tiene
que confesar que nadie ha logrado el desarrollo por medio de la taxis.

Por eso, es cuestionable que “la razón produce buenas leyes” como
decía Rousseau. Es mas, “si las quieren mejores dijo, tiren las que
tienen y creen nuevas”. Deshizo la tradición, la moral y la costumbre
agregando “no existen otras leyes que las que los hombres quieran
darse” (Rousseau). Por supuesto, fluye de tal arrogancia “no reconocer
la obligación moral ni sanción íntima alguna” (J. M. Keynes).
Proreforma integra a las normas constitucionales una visión más modesta.

No se puede continuar con “la superioridad de lo ideográfico”
(complejidad histórica) “frente a lo nomotético” (simples reglas que
nacen de la experiencia), porque seguiremos siendo pobres. Si como
dicen “las instituciones sociales son producto del diseño”, habrá que
confesar que el tercer mundo esta lleno de pésimos diseñadores. La
preferencia de “lo positivus (thesis) o diseñado, a lo naturalis
(phusei) o espontáneo” , ha dejado empobrecedora herencia. Si se
piensa que “a la sociedad corresponde análisis igual al de los
fenómenos relativamente sencillos de las ciencias naturales”, el
fracaso de los científicos sociales prevalentes en Guatemala, debe dar
paso a que se pruebe un modelo de ciencia social diferente.

Por ello, denunciamos que “el racionalismo constructivista logra
algunos objetivos”, pero pasando sobre el derecho de las personas,
exigiendo cada vez, mayores rondas de sacrificio. De donde, no
convence “que la planificación centralizada es señal de modernidad”,
es mejor blindaje, protector de la persona, el individualismo de
Popper, asumido también por Proreforma.

Claro, se llega al punto de decir “Popper ha sido superado”, ¿en qué
aspecto preguntamos? ¿En “falseabilidad vs. ciencia normal y
revolución de la teoría” (T. Khun)? Es cierto, pero solo
diacrónicamente. Sincrónicamente ¡NO! La falseabilidad esta vigente
aun, en el análisis puntual, como antídoto, además, del dogmatismo
cientista. Ni siquiera T. W. Adorno descalificó a Popper en este
sentido (cp. T. W. Adorno, “Sobre la lógica de las ciencias Sociales”
(1976). De modo que “la superioridad científica” de quienes se oponen
a Proreforma es mera arrogancia y se explica mejor como diferencia
metodológica, aun cuando ellos no lo sepan.

Por eso decía Adorno, al unísono con Popper, es falso que “los métodos
dependen del ideal metodológico”; dependen de la cosa que se estudia.
Deviene del problema del hombre, como sujeto libre, en aquello que le
coarta, le enriquece o en cómo éste escoge.

Proreforma cree, con modestia, que todos tenemos conocimiento
imperfecto y por eso ninguna persona o buró puede disponer de la vida,
tiempo y recursos de todas las personas con excesiva laxitud (Capitulo
II, Titulo I de la CPRG). Así mismo, estima que la simplicidad de lo
evidente es más útil para desarrollar un país que la complejidad de la
orgía de teorías. Al fin de cuentas, la explicación densa de las
causas de la pobreza, aplicada a cada país del continente, no ha
servido de nada para sacarlos de ahí. Ni siquiera en donde tales
explicaciones han llegado al poder, pues sólo disfrazan y reubican la
pobreza.

History 101 Refresher

 

For those that don’t know about history ….. Here is a condensed version:

Humans originally existed as members of small bands of nomadic hunters/gatherers. They lived on deer in the mountains during the summer and would go to the coast and live on fish and lobster in the winter.

The two most important events in all of history were the  invention of beer and the invention of the wheel. The wheel was invented to get man to the beer. These were the foundation of modern civilization and together were the catalyst for the splitting of humanity into two distinct
 subgroups:

 1. Liberals, and
 2. Conservatives.

Once beer was discovered, it required grain and that was the beginning of agriculture. Neither the glass bottle nor aluminum can were invented yet, so while our early humans were sitting around waiting for them to be invented, they just stayed close to the brewery. That’s how villages were formed.

Some men spent their days tracking and killing animals to B-B-Q at night while they were drinking beer. This was the beginning of what is known as the Conservative movement.

Other men who were weaker and less skilled at hunting learned to live off the conservatives by showing up for the nightly B-B-Q’s and doing the sewing, fetching, and hair dressing. This was the beginning of the Liberal movement.

Some of these liberal men eventually evolved into women. The rest became known as girlie-men. Some noteworthy liberal achievements include the domestication of cats, the invention of group therapy, group hugs, and the concept of Democratic voting to decide how to divide the meat and beer that conservatives provided.

Over the years conservatives came to be symbolized by the largest, most powerful land animal on earth, the elephant. Liberals are symbolized by the jackass.

Modern liberals like imported beer (with lime added), but most prefer white wine or imported bottled water. They eat raw fish but like their beef well done. Sushi, tofu, and French food are standard liberal fare. Another interesting evolutionary side note: most of their women have higher testosterone levels than their men. Most social workers, personal injury attorneys, journalists, dreamers in
Hollywood and group therapists are liberals. Liberals invented the designated hitter rule because it wasn’t fair to make the pitcher also bat.

Conservatives drink domestic beer, mostly Bud. They eat red meat and still provide for their women. Conservatives are big-game hunters, rodeo cowboys, lumberjacks, construction workers, firemen, medical doctors, police officers, corporate executives, athletes, members of the
military, airline pilots and generally anyone who works productively. Conservatives who own companies hire other conservatives who want to work for a living.

Liberals produce little or nothing. They like to govern the producers and decide what to do with the production. Liberals believe Europeans are more enlightened than Americans. That is why most of the liberals remained in Europe when conservatives were coming to America. They crept in after the Wild West was tamed and created a  business of trying to get more for nothing.

Here ends today’s lesson in world history:

It should be noted that a Liberal may have a momentary urge to angrily respond to the above before forwarding it.

A Conservative will simply laugh and be so convinced of the absolute truth of this history that it will be forwarded immediately to other true believers and to more liberals just to tick them off.

And there you have it. Let your next action reveal your  true self.