El futuro religioso del hombre XIII

El futuro religioso del hombre (XIII)

    Por: Armando de la Torre

 

            El hombre del futuro tampoco dejará de quejarse de la vida que le tocará  en suerte.  Pero  también esa  apariencia engañará,  pues  no creo que aumente el número de los que renuncien por voluntad propia  a vivir, a menos que también a ellos se prolongue ese vacío existencial (anomie, la calificó Dürkheim) que aqueja a muchos de nuestros contemporáneos, sobre todo entre aquellos que  se congratulan  de ya integrar  sociedades  del para mí  dudosamente  llamado “ primer”  mundo.

            Nuestras penas, frustraciones y caídas serán,  como  los de hoy, producto inevitable de lo raquítico de nuestra información, de ciertas debilidades de nuestro carácter, y hasta  de alguna mala voluntad que con mayor o menor frecuencia exterioricemos hacia los  demás.

            La culpa, por supuesto, sí se la pasaremos alegremente a nuestro Creador.

            Quizás de todas esas raíces, la de más peso nos sea lo precario de nuestro saber, muy en especial sobre  las consecuencias  de nuestros actos al  largo plazo.  Las “revoluciones”  violentas, por ejemplo, que tanto fascinan a  los muy jóvenes o a los muy incultos, responden a esa condición de supino cortoplacismo.  Por ello se muestra nuestro mundo posmoderno    más cauto y prudente, como lo prueban las megainstituciones de  reciente creación como las de la Unión Europea, las del derecho humanitario internacional,  o la propagación de la teoría de división efectiva de los poderes del Estado que se conoce en inglés como “the rule of  law”,  y en español   “el Estado de Derecho”. 

            Son ellas, además, testimonio de la pervivencia de la visión cristiana que subyace a la construcción del Occidente hoy  globalizado,  y del vigor inaudito del “personalismo” que tiñó a los más importantes  movimientos políticos internacionales de la posguerra, muy en particular la  Democracia Cristiana.  Inclusive la Social Democracia alemana, la otra corriente mayoritaria, en su Congreso de Bad Godesberg de 1959  incorporó a sus principios fundantes “el humanismo cristiano” y añadió: “El socialismo no es ningún sucedáneo de la religión.  El Partido Socialdemócrata respeta las iglesias y las comunidades religiosas, estima su particular cometido y su independencia”.

            Esta  brevísima  sinopsis ha resultado  en un mentís a las intenciones de ese laicismo militante de la Revolución Francesa – ahora monopolio de las agencias de las Naciones Unidas – que  todavía erosiona las bases morales de nuestros pueblos,  igual que el del claro testimonio del resurgimiento de la fe religiosa en los territorios que otrora fueran “parcelas”  del bloque militantemente  ateo de la Unión Soviética.

            Pues, una vez más, “el espíritu sopla donde quiere”. 

            ¿Por qué no también mañana?…

1 thought on “El futuro religioso del hombre XIII

  1. PAGINA web
    HOLA, les cuento que yo compre un libro electrónico sobre ese tema que está muy bueno,
    no es muy caro me costó menos de 27 dólares y la info está muy buena,ademas que son mas
    de 4 manuales diferentes y todos te ayudan !!GARANTIZADO!!
    si pueden comprarlo se los recomiendo este es el enlace saludos
    Como Conquistar A Un Hombre
    Guia Gratis Para Conquistar A Un Hombre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *