La Liga Propatria se pronuncia sobre el caso Honduras

LA LIGA PROPATRIA, EN RELACIÓN A LOS SUCESOS POLÍTICOS QUE ACONTECEN
EN HONDURAS, FORMULA LAS SIGUIENTES DECLARACIONES:
 
Primera. Sólo las instituciones del soberano Estado de Honduras deben
juzgar sobre la violación o no violación de las leyes de esa
república; y sólo ellas pueden decidir sobre el castigo que hay que
imponer si esas leyes son violadas.
 
Segunda. Sólo las instituciones del soberano Estado de Honduras pueden
juzgar que el Presidente de la República viola o no viola las leyes.
Esas instituciones juzgaron que, desde hacía varios meses, el
Presidente de la República, señor Manuel Zelaya, las violaba.
 
Tercera. Sólo las instituciones del soberano Estado de Honduras pueden
decidir sobre las acciones que hay que emprender si el Presidente de
la República viola las leyes. Esas instituciones decidieron destituir
al presidente Zelaya.
 
Cuarta. Sólo las instituciones del soberano Estado de Honduras pueden
tipificar los delitos que ha cometido el Presidente de la República
que ha sido destituido por violar las leyes. Esas instituciones
tipificaron los delitos que cometió el presidente Zelaya.
 
Quinta. Sólo las instituciones del soberano Estado de Honduras pueden
emprender la persecución penal pública del Presidente de la República
que ha sido acusado de delinquir y ha sido destituido. Esas
instituciones emprendieron la persecución penal pública del destituido
presidente Zelaya.
 
Sexta. Sólo las instituciones del soberano Estado de Honduras pueden
desistir de la acusación, persecución pública penal o destitución del
Presidente de la República que ha sido acusado de delinquir y que ha
sido destituido. Esas instituciones no han desistido de acusar,
perseguir penalmente y destituir al señor Zelaya.
 
Séptima. Cualquier acción internacional o extranjera cuya finalidad
sea imponer la restitución del señor Zelaya, atenta, en general,
contra la soberanía de Honduras; y en particular, contra las
decisiones de la Corte Suprema de Justicia, el Congreso de la
República, la Procuraduría General de la Nación, la Procuraduría de
los Derechos Humanos y el Tribunal Supremo Electoral.

Octava. Cualquier acción internacional o extranjera cuya finalidad sea
imponer la restitución del señor Zelaya, también atenta, en general,
contra el Derecho del Estado de Honduras y contra el Derecho
Internacional; y en particular, contra la Carta de la Organización de
Naciones Unidas.
  
Novena. Los países que quieran contribuir a preservar el régimen
jurídico del soberano Estado de Honduras deben ofrecer cooperación
sólo para que esta nación, con fundamento en sus propias leyes,
interpretadas exclusivamente por sus instituciones, tome una decisión
final sobre la destitución del presidente Zelaya.
 
 Guatemala, 6 de julio de 2009.
 
Dr. Armando de la Torre
 
Presidente Liga ProPatria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *