MEJORA EL DEBATE

Mejora el debate

Por: Armando de la Torre

            El Consejo Superior de la Universidad de San Carlos ya hizo público su posicionamiento ante las propuestas de reformas constitucionales (www.proreforma.org.gt).

Es el mejor escrito e hilvanado de entre los que en su contra han llegado a mis manos. Días antes, la Alianza Evangélica de Guatemala y la Asociación de Amigos del País habían presentado los suyos, la primera con una novedosa sustentación teológica de ProReforma, y la segunda, también favorable, con ulteriores detalles cívicos, sobre todo en materia electoral,.

            Con ello, el debate nacional se ha elevado a un nivel de mayor calidad intelectual. Me interesa aquí comentar el planteamiento de la Universidad.

“Argumentos” ad hominem –sobre todo por referencias a la clase social de sus ponentes- recurren menos que en los otros, más periodísticos y superficiales, y sus autores se cuidan de subrayar que todo debate habrá de ser incluyente y participativo, con lo que no se cierra la puerta a priori a ninguna postura que podría ser interpretada políticamente “incorrecta”.

Eso es progreso.

            Desde mi óptica, sin embargo,  se transparenta entre promotores y adversarios que se mueven en mundos de ideas muy lejanos el uno del otro. Hasta me atrevería a decir que se hallan separados entre sí por lo menos por un siglo de experiencias y reflexiones  jurídicas y políticas, muy diversas. Unos, favorables al cambio, se muestran ya instalados en pleno siglo XXI, los otros, que lo adversan, aún parapetados tras las trincheras ideológicas de los años veinte y treinta del siglo XX.

            El párrafo más interesante del planteamiento de la USAC me es el que se inicia con las palabras “una reforma constitucional tiene dos funciones básicas”. Y continúa: “En primer lugar, la realidad política que una constitución regula es cambiante, en forma permanente, pero también debe aceptarse que la norma constitucional debe adecuar la realidad jurídica con la realidad política. Ignorar la necesidad de un cambio, cuando los requerimientos de la realidad lo exigen, significaría distanciar la normativa constitucional de la vida política, lo que produciría confrontaciones inevitables e inconvenientes. En este sentido, la reforma constitucional, más que instrumento de deterioro del régimen constitucional se constituye en su mejor defensa. Por eso, debe llamarse la atención que ese proceso de adecuación de la normativa constitucional a la cambiante realidad política, debe producirse sin poner en peligro la continuidad jurídica y el “techo ideológico” que la constitución ha construido”.

            El documento, por lo tanto, acepta la necesidad de adecuar excepcionalmente la letra  constitucional “a las cambiantes realidades” de la vida política, pero le fija un doble límite dogmático: el de la continuidad jurídica y el del “techo ideológico”. 

Sobre este último considero que se aspira a no someter a prueba argumental alguna la “ideología” en la que supuestamente se basó el texto constitucional de 1985, más adelante calificada de “social”. Conservadurismo, para mí, de lo más rancio, y en el cual hasta intuyo un posible conflicto de intereses, pues el Consejo Superior y la entera Universidad han sido los mayores beneficiarios de aquel “techo”: retuvieron, así, el monopolio de la enseñanza superior estatal, se les duplicó la asignación presupuestaria (más del doble de lo constitucionalmente establecido para la administración de la justicia en todo el territorio nacional),  se les ratificó su autonomía con total independencia de su rendimiento académico, se amplió su presencia en algunas de las más importantes instancias estatales (con poder de iniciativa de ley ante el Congreso, representados en la Corte de Constitucionalidad, Junta Monetaria, Dirección del IGSS, Banco Central, etc.), y con poder adicional para dosificar la competencia profesional a sus egresados vía el requisito de incorporación para aquellos formados en el extranjero que pretendan ejercer aquí.

           

           

           

 

1 thought on “MEJORA EL DEBATE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *